ANAMIMH

Oro Spot
Plata Spot
Precio de Plomo Almacén LME
Precio de Zinc Almacén LME
Usted esta Aquí: Inicio

Cancelan 236 concesiones mineras

Diario El Heraldo
Tegucigalpa, Honduras
El gobierno ya canceló 236 concesiones para la explotación minera que nunca fueron desarrolladas por los interesados porque el país no puede estar esperando más tiempo, dijo el ministro de Recursos Naturales y Ambiente, José Antonio Galdames. Igualmente, se están estudiando otros 39 expedientes tramitados para la generación de energía que no fueron ejecutados por los beneficiados con las licencias. “El tema de minería no es para personas que no cuentan con recursos, igual el tema de la generación de energía”, argumentó el ministro. “El país necesita inversión, desarrollo, no podemos dar en concesión nuestros recursos naturales a personas o empresas que no van a hacer nada”, añadió. Por instrucciones de Casa de Gobierno se estudiaron todos los expedientes tramitados en las secciones de minas, forestal y energía y se llegó a la conclusión de que hay que hacer una depuración legal y justificada. Dentro de unos 15 días se sabrá qué proyectos fueron cancelados, dijo el ministro.

Técnicos recomiendan no abrir mina en El Corpus

Diario El Heraldo, Honduras C.A.
Autoridades de Inhgeomin se reunieron con el personal que realizó el estudio en el sitio de donde se ha extraído el mineral.
Los ingenieros y técnicos se reunieron con Agapito Rodríguez, director de Inhgeomin para plantear la situación de la mina en San Juan arriba, El Corpus.  “No hay condiciones adecuadas para que se abra la mina en la comunidad de San Juan Arriba, El Corpus”. Al menos esta es la conclusión a la que llegó un grupo de técnicos e ingenieros del Instituto Hondureño de Geología y Minas (Inhgeomin), que permaneció en la zona durante una semana, con el fin de levantar un informe sobre la situación geológica de la zona. La evaluación se ejecutó con la finalidad de buscar una opción para rescatar los ocho cadáveres de los mineros que quedaron soterrados en la mina, luego de presentarse un derrumbre el pasado 2 de julio de 2014. El grupo de especialistas en minería y geología se reunió la tarde de ayer con el director de Ingeomin, Agapito Rodríguez, a quien le explicaron sobre la inestabilidad que reina en el suelo, entre otras de las causas que pueden representar un riesgo en caso de iniciar nuevas excavaciones. Para el día de hoy se informó que brindarán un informe detallado a los entes que han participado en las acciones desde el momento en que se registró la tragedia. Luego de darse a conocer el estudio serán las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), las que van a determinar cuáles son las acciones a seguir, pues se analizaba la posibilidad de dinamitar el cerro para luego introducir maquinaria y sacar los cadáveres que tienen más de un mes de estar soterrados. Cierre de mina La mina permanece cerrada por una disposición de la Corporación Municipal con el fin de evitar que se registren otros incidentes como el sucedido. A esto se sumó la medida de suspensión de trabajos en la zona por disposición de las autoridades gubernamentales, hasta que se ejecute el proyecto de construcción de un parque minero industrial en la zona. El sitio de donde se extraen los minerales se encuentra militarizado y no se permite el ingreso de personas ajenas, a pesar de que los pobladores quieren continuar realizando la explotación de manera artesanal. Hay que destacar que en el municipio de El Corpus, la minería es una de las fuentes de empleo que existen, por lo que las personas afectadas demandan que se reabra la mina para obtener recursos económicos y con ellos poder mantener a sus familiares, pues se encuentran desesperados.

Autoridades de Honduras anuncian cierre total de la mina artesanal de El Corpus

Diario La Prensa, Honduras C.A.
A un mes de la tragedia, el dolor sigue a flor de piel. Dolientes exigen los restos de los 8 mineros.

El Corpus, Choluteca, Honduras.

Autoridades del Instituto Hondureño de Geología y Minas (Inhgeomin) anunciaron ayer el cierre de la mina San Juan Arriba, en el cerro Cuculmeca por el inminente peligro que representa para los mineros que extraen oro artesanalmente.

“No hay condiciones adecuadas para que se abra la mina en la comunidad de San Juan Arriba, El Corpus”, coincidieron los técnicos e ingenieros de Inhgeomin, que permanecieron en la zona durante una semana, con el fin de levantar un informe sobre la situación geológica de la zona.

La evaluación se ejecutó con la finalidad de buscar una opción para rescatar los ocho cadáveres de los mineros que quedaron soterrados en la mina, luego de presentarse un derrumbre el pasado 2 de julio de 2014.

El grupo de especialistas en minería y geología se reunió la tarde de ayer con el director de Inhgeomin, Agapito Rodríguez, a quien le explicaron sobre la inestabilidad que reina en el suelo, entre otras de las causas que pueden representar un riesgo en caso de iniciar nuevas excavaciones.

Hoy se informó que brindarán un informe detallado a los entes que han participado en las acciones desde el momento en que se registró la tragedia.

Luego de darse a conocer el estudio serán las autoridades de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), las que van a determinar cuáles son las acciones a seguir, pues se analizaba la posibilidad de dinamitar el cerro para luego introducir maquinaria y sacar los cadáveres que tienen más de un mes de estar soterrados.

Un mes de dolor

Han pasado más de 30 días y las familias de los ocho mineros que quedaron soterrados en la mina en San Juan Arriba siguen con el dolor a flor de piel.

Los días y noches para ellos han sido eternos y aseguran que mientras no les den cristiana sepultura a sus parientes, su sufrimiento continuará.

Para ellos, las promesas de sacarlos quedaron en el olvido; aunque todo depende de un estudio que desde hace dos semanas hacen los técnicos para saber si por fin la maquinaria ingresará al plantel y romperá algunos túneles para llegar hasta donde están los mineros.

Aleyda Margarita Maradiaga es la esposa de Santos Emilio Muñoz, el minero de la aldea La Cuchilla que trabajaba desde hacía varios meses en la mina. Con nostalgia cuenta que le ha tocado asumir sola la responsabilidad de sus cuatro hijos, entre ellos un niño de cuatro meses. La vida le cambió con la muerte de su esposo y pide que saquen a su marido de los escombros.

“Nos han dicho que van a hacer un estudio para con máquinas sacar los cuerpos. Nosotros lo que queremos es que los saquen, queremos verlos la última vez. Nos pueden dar oro o lo que sea, pero con eso no lo vamos a reponer. Le pido al Gobierno que los saque pronto. Ellos han quedado como perros dentro de esa tierra, aunque sean los huesitos pido que me entreguen”, clamó desesperada la mujer.

Como ella, Irma Martínez, abuela del minero Geovanni Martínez, clama por un pronto rescate. Desde que su nieto quedó soterrado no duerme, el recuerdo del joven que la apoyaba en la casa sigue latente.

“No es posible que los dejen allí, es doloroso que se queden en la mina. Que los saquen, este mes ha sido triste, un mes difícil, como abuela todavía mi corazón sigue triste”, dijo acongojada.

Cerca de la casa de Irma, Elsa Dinora Cárcamo, desconsolada vive en medio del recuerdo de su esposo. La joven no saca de su mente la imagen de Arody Zepeda, con quien convivió los últimos dos años. “Deseamos que los saquen como estén; si los dejan allí, nadie lo va a respetar y queremos llevarlos al cementerio”, refirió Dinora.

Les construyen casas

Aunque el dolor los embargue, las familias de los mineros reconocen el apoyo que les ha estado dando el Gobierno. “Copeco nos hace llegar las raciones de alimentos.

Hasta ahora han cumplido, pero tenemos miedo que cuando ya nadie hable de lo que aquí pasó nos dejen sin protección”, dijo Aleyda Maradiaga.

A la par de la ayuda de alimentos, la promesa de construirles las casas a cada familia también se ha concretado.

Obispo de Choluteca pide fuentes de empleo para El Corpus

Tegucigalpa. Cada domingo, el obispo Guido Charbonneau, en las homilías ora por las familias de los mineros que quedaron soterrados en la mina artesanal.

Lo importante para el jerarca de la diócesis del sur del país es que encuentren la paz y consuelo. “Lamentamos que hasta ahora no se logre dar paz a las familias que tienen a sus parientes en la mina, todo el pueblo de Dios ora por ellas. Estamos solidarios y nuestro deseo es que pronto encuentren la paz y resignación cristiana en estos momentos de dolor, un dolor que se extiende mientras no logren darles sepultura a sus parientes. Todavía no se ha hecho posible encontrar los restos. Estos acontecimientos merecen una reflexión más profunda de parte de todos los sectores”, dijo el obispo.

En su llamado, el religioso recalcó que son varias las comunidades que han vivido de la explotación artesanal, donde laboran de cuatro mil a cinco mil personas. “Son de cuatro mil a cinco mil familias que viven del trabajo en la mina, así consiguen el sustento para sus familias.

Aparte de la minería, hay pocas fuentes de trabajo, la agricultura no es muy rentable, la gente se ve obligada a arriesgar su vida en la mina por un salario de 200 a 300 lempiras diarios.

Estos trabajadores de la mina son gente humilde que se gana su vida de modo honrado y por eso merecen nuestro respeto. Urge que el Gobierno y la empresa privada favorezcan otras fuentes de trabajo en esta zona”, dijo el obispo Charbonneau.

Monseñor hizo un llamado a las autoridades para que velen por el cumplimiento de las medidas en la mina y se evite la pérdida de más vidas. “La Ley de Minería no prevé el caso de las minas artesanales. El Congreso Nacional debe modificar esa ley porque las personas valen más que todo el oro del mundo”, apuntó.

Página 8 de 36

Joomlart