ANAMIMH

Usted esta Aquí: Artículos Minería: Inversión y Empleo

Minería: Inversión y Empleo

E-mail Imprimir PDF

Por: Santos Gabino Carvajal
Presidente ANAMIMH

La crisis internacional que colapsó,  las economías más fuertes del mundo; las ejecutorias populistas del régimen del “Poder Ciudadano” que incluyó el aumento exorbitante al salario mínimo; la crisis política que desembocó  en los sucesos del 28 de junio del 2009, engendraron y crearon en nuestro país una situación tan caótica de cuyas implicaciones políticas, económicas, sociales e institucionales aún no nos recuperamos debido a que sus consecuencias directas provocaron desunión en la familia, inseguridad en todos los campos, delincuencia galopante, caída de la producción y de las exportaciones, despidos masivos de los trabajadores, cierre de empresas y como cresta de esta ola, el desempleo.

La crisis internacional que colapsó,  las economías más fuertes del mundo; las ejecutorias populistas del régimen del “Poder Ciudadano” que incluyó el aumento exorbitante al salario mínimo; la crisis política que desembocó  en los sucesos del 28 de junio del 2009, engendraron y crearon en nuestro país una situación tan caótica de cuyas implicaciones políticas, económicas, sociales e institucionales aún no nos recuperamos debido a que sus consecuencias directas provocaron desunión en la familia, inseguridad en todos los campos, delincuencia galopante, caída de la producción y de las exportaciones, despidos masivos de los trabajadores, cierre de empresas y como cresta de esta ola, el desempleo.

El propio Ministro del Trabajo ha dicho que hay aproximadamente 1.5 millones de hondureños desempleados, si ha esta cifra se suman los 1.0 millones de hondureños subempleados, estaríamos hablando que una enorme cantidad de hondureños necesitan un trabajo estable, permanente y bien remunerado para cubrir sus necesidades y las de su familia.

Esta situación obliga al Gobierno, la Empresa Privada, Gremios y Organizaciones de toda índole a ser creativos, poner nuestro mayor esfuerzo, impulsar iniciativas, pasar del discurso a los hechos para generar empleo y mas empleo, en la seguridad que si este grave problema no es resuelto en el menor tiempo posible, el país se verá en una vorágine de caos, violencia e inseguridad de resultados impredecibles, pero terribles para todos; más aun, si consideramos que hay fuerzas nacionales y extranjeras interesadas en que esto suceda.

En la Minería, queremos aportar a la solución, los estudios especializados informan que Honduras, es el país con mayor potencial minero en Centroamérica, nuestro suelo guarda depósitos metálicos de oro, plata, plomo, zinc, cobre, hierro y yacimientos no metálicos de caliza, mármol, pizarra, yeso, piedras preciosas, materiales de construcción y ornamentación, etc.; pero por ahora solo están allí, enterrados, sin servirle a nadie, esperando la mano del hombre para convertirse en productos de utilidad para Honduras y los hondureños.

Inversionistas tradicionales de Canadá y Estados Unidos, y nuevos inversionistas de China, Corea, Japón, India, Australia, Italia, España, quieren invertir en Proyectos Mineros, inversiones que principalmente irían  área rural donde se acusa con más incidencia la falta de trabajo, pero por desgracia están llevando sus capitales y creando fuentes de trabajo  en otros países, incluyendo nuestros vecinos, y ello es así porque hemos sido incapaces de ofrecer como Estado un Marco Legal, Reglamentario, Ambiental y tributario, que otorgue seguridad a las inversiones, a las personas, a la Protección del Medio Ambiente, a la certeza en que el país reciba impuestos, cánones, divisas y servicios provenientes de la minería, fondos que bien podrían servir para desarrollar proyectos que beneficien a la comunidad y fundamentalmente para crear empleo para miles de hondureños.

No basta con ser un  país con potencial minero, si podemos convertirnos en un país minero.   
Ya no se puede seguir manipulando la historia, la minería colonial, la minería sin controles son el pasado; debemos avanzar hacia el futuro, debemos vivir la realidad y la realidad de hoy es que la ciencia y la tecnología y los organismos de vigilancia internacional solo permiten realizar las operaciones mineras en equilibrio con el ambiente y con protección para las personas, en el entendido que la tierra es patrimonio de la humanidad.

Queremos y podemos ser, una industria responsable, respetuosa y respetada.
¿Los que se oponen, a que le apuntan?

Joomlart